#ConversesAntàrtiques : La ciencia polar a debate

El pasado viernes 28 de septiembre, se celebró la “Noche Europea de los Investigadores” en Barcelona. Siendo esta la primera vez que la ciudad condal acogía dicha iniciativa europea que tiene como objetivo “acercar los investigadores a los ciudadanos para que conozcan su trabajo, los beneficios que aportan a la sociedad y su repercusión en la vida cotidiana.”

Con motivo de la “Nit Europea de la Recerca”, desde el Institut de Ciències del Mar de Barcelona (ICM-CSIC), organizamos una serie de actividades en distintos lugares de Barcelona. Una de ellas fue la que tuve el placer de organizar y moderar: “Converses Antàrtiques“, que tuvo lugar en Vil·la Urània. En ella, debatimos y conversamos durante una hora y media acerca de la ciencia que se hace desde el “Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)”.

Los participantes fueron: Pau Cortés (Investigadora Predoctoral), Josep Maria Gili (Profesor de Investigación en el ICM-CSIC), Isabel Ferrera (Científica Titular del Instituto Español de Oceanogría – Málaga) y Jordi Felipe (Unidad de Tecnología Marina – CSIC, Director de la Base Antártica Juan Carlos I).

El formato de la actividad consisitió en un debate en el que los cuatro participantes respondieron a preguntas lanzadas desde el público y a otras que previamente fueron preguntadas en Twitter (unas 80-90 personas respondieron cada encuesta). La índole de las mismas fue de lo más varipinta, abarcando desde las dificultades técnicas hasta el “sufrimiento” culinario al que a veces se ve uno sometido en la Antártida:

¿En qué época del año se se realizan las campañas antárticas?

¿Cuánto crees que dura una campaña de investigación antártica?

¿Dónde creéis que se hace la mayor parte de ciencia antártica?

¿Quién compone los equipos de investigación que hacen ciencia en la Antártida?

¿Es posible utilizar las redes sociales desde la Antártida?

¿Quién compone los equipos de investigación que hacen ciencia en la Antártida?

¿Es posible utilizar las redes sociales desde la Antártida?

¿Qué se come en la Antártida?

Navegando en un buque por la Antártida, ¿con cuántos metros de ola no se puede cocinar?

En una campaña en buque en la Antártida ¿se marea alguien o todos son inmunes?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquí podéis consultar la respuesta a todas las preguntas que dió la gente a través de Twitter. Cuanto menos son “curiosas”.

Alrededor de 40 personas nos acompañaron durante las #ConversesAntàrtiques quienes, a juzgar por sus sonrisas y comentarios posteriores, parece que disfrutaron a la par que aprendieron la labor que hacen los/as profesionales del CSIC cada invierno (verano austral) en el gran continente helado.

Pablo Rodríguez Ros

Barcelona, 4 de octubre de 2018

NOSASSO International Workshop 2018

From September 4th to 6th the I attended, together with other SORPASSO Project (Dr. Rafel Simo, ICM/CSIC, PI) members from the Antarctic Circumnavigation Expedition-ACE Project), to the NOSASSO International Workshop in the National Marine Aquarium (Plymouth, UK). It was funded by NERC and organized by Dr. Ruth Airs from the research institution “Plymouth Marine Laboratory (PML)”.

 

Here you have more information about the project in the official web page:

NOSASSO: N-OSmolytes Across the Surface Southern Ocean: Environmental Drivers and Bioinformatics

Nitrogen-containing compounds, including glycine betaine (GBT), choline and trimethylamine N-oxide (TMAO) are ubiquitous in marine organisms. They are used by marine organisms as compatible solutes in response to changes in environmental conditions, such as increasing salinity, because they do not interfere with cell metabolism. They also have beneficial effects in protecting proteins against denaturation due to chemical or physical damage.

In the marine environment, these compounds are frequently released from these organisms directly into seawater due to changing environmental conditions, such as by viral lysis or grazing. The released nitrogenous osmolytes serve as important nutrients for marine microorganisms, which can use them as carbon, nitrogen and energy sources. It is well known that the degradation of these nitrogenous osmolytes contribute to the release of climate-active gases, including volatile methylamines. Methylamines are important sources of aerosols in the marine atmosphere, which help to reflect sunlight and cause a cooling effect on the climate. Our NERC-funded research is starting to understand the microbial metabolism of these compounds and their seasonal cycles in the coastal surface seawater, but our understanding across the world’s oceans is limited.

Of particular importance to the Earth’s climate is the Southern Ocean. The Southern Ocean is an important player in the Earth climate system, and is an ideal region to study ocean-atmosphere connections because of its isolation from continental emissions and the strong circumpolar atmospheric circulation, rendering its air pristine. Opportunities to study the Southern Ocean are rare however, and it remains under sampled even for the most routine measurements compared to the rest of the World’s oceans. We have a unique opportunity within the Antarctic Circumnavigation Expedition (ACE) to make measurements and collect samples around the entire Southern Ocean, and near Antarctica. Twenty one other international projects will also be conducting research from the same expedition, and six of these projects have excellent links to our research. Unfortunately, there are no plans for after the expedition for the projects to collaborate and integrate data, which is a real missed opportunity. This proposal aims to develop a new international network with six ACE projects and use post-cruise activities to exploit data and knowledge generated to capitalise on our NERC-funded research on nitrogenous osmolytes and to increase its international breadth.

VII SOLAS SUMMER SCHOOL (2018)

From July 23rd to August 4th (2018), I attended to the 7th SOLAS Summer School in Cargèse, Corsica, France.

I am really honored to have been selected to be part of this great summer school. PhD candidates (also PostDoc scientists, and Master students) from all over the world met in this beautiful and wild mediterranean island to discuss about marine and atmospheric sciences in of the most outstanding summer schools on this topics.

We had the chance of to not only discuss marine/atmospheric sciences, but also law, policy, politics, communication, social media tools, etc. From ships emissions to marine law and policy, or from CO2 fluxes (What the flux!) to clouds in the desserts; SOLAS Summer School has covered a huge amount of knowledge under an outstanding scientific atmosphere!

I am confident all the participants brought with us an amazing set of clever inputs, new skills, science “tricks”, and experiences that will help us in our early career as scientists! Actually, we, the new generation of marine and atmospheric scientists, will have (unfortunately) a lot of work; since we are starting to feel the worrying effects of climate change. We are approaching to some of the Earth’s tipping points, and now, more than ever, we all need to provide knowledge and solutions to addres the main challenge of humankind along this century: climate change. Which, btw, it is hapenning, it is real and has not been made up by “NASA”.

Here you have some pictures !

Presenting some results of my PhD!

Landscapes of Cargèse and Tour d’Omigna.

Poster session (and “after poster” session)

SOLAS’ fauna!

Group picture

A better description of 7th SOLAS Summer School is provided by the official web page: “The SOLAS Summer School is a biennial, international event that brings together over 70 students and 15 world-leading international scientists, in a variety of fields, for a combination of lectures and practical workshops. It aims to teach the skills and knowledge of the many disciplines needed to understand the nature of ocean-atmosphere interactions and how to link ocean-atmosphere interactions with climate and people. It allows doctoral students and early-career researchers to see how their work fits into the broad canvas of SOLAS, and global change research more generally”.

 

Pablo Rodríguez Ros

Corsica, France

Los libros de este último año (2017-2018)

Desde bien pequeño, una de mis pasiones ha sido la lectura. Sin embargo, también desde bien pequeño, he sido algo despistado y desordenado. Como consecuencia, conforme he ido creciendo, ese caos me ha forzado a conventirme en una persona bastante ordenada (tampoco mucho). Ejemplo de ello es que, por fin, este último año empecé a anotar los libros que me he ido leyendo y que aquí incluyo.

Llevaba varios años sin leer al ritmo que solía seguir tiempo atrás, debido al ahogamiento producido por los “tochos” que me tenía que estudiar durante la licenciatura (y el máster, ¡”Gracias”, Plan Bolonia!) y, más recientemente, los “papers” del doctorado. Sin embargo, el vaivén de un sitio a otro ha ocasionado que haya tenido muchos “raticos” para volver a engancharme a la lectura. No se si habéis cogido vuelos con trasbordos de más de 20 horas, pero trabajar no apetece y las películas/series cansan: ¡Nada mejor que un libro!

Estos últimos años, fruto de mis peripecias espacio-temporales en el doctorado, he viajado mucho (demasiado, seguramente). Sin ser yo una persona muy viajada antes de empezar la tesis. Sirva de ejemplo el hecho de que puse mis pies en la Antártida antes que en Francia (y no es porque tenga algo en contra de los franceses). Ya fuese en barco, tren, autobús, avión… o cualquier otro medio de transporte que contribuyera a dejar una maravillosa huella de carbono en el planeta ligada a mi persona; estos son los libros que me han acompañado por varios océanos y países.

Así que aquí está la lista. Pero antes, debo recalcar algunos detalles. Lo primero es decir que he leído alguno más, pero o lo he abandonado o no me ha gustado. Sea por una cosa u otra, por deferencia a estos autores y autoras que a saber cuántos cafés se han bebido de madrugada para escribirlos, he decido que mejor no hacer mala publicidad. Lo segundo, respecto al orden, nótese que la temática es muy variada, aleatoria y el orden ni siquiera es temporal; es fruto de cómo han ido cayendo en la pequeña estantería de una casa (temporal) en Barcelona. Por último, decir que he elegido el mes de julio como mes natural para empezar a contar ¿Por qué? Porque me pillo en Suiza de estancia en 2017 igual que en 2018 y porque los días 1 de enero de cualquier año no suelo estar muy por la labor de comenzar una lista de libros.

Libros Julio 2017 – Julio 2018

  1. Rebelión en la granja – Orson Wells. De rabiosa, y cómica, actualidad.
  2. El hombre que quiso ser rey – Rudyard Kipling. No todo iba a ser “El libro de la selva”.
  3. El año del diluvio – Eduardo Mendoza. Si queréis saber cómo era Barcelona a finales del siglo XIX y primera mitad del XX (y entender algunas cosas que pasan hoy en día), nadie mejor que Mendoza. Este libro y los dos siguientes.
  4. El misterio de la cripta embrujada – Eduardo Mendoza.
  5. La ciudad de los prodigios – Eduardo Mendoza.
  6. Los mitos de Cthulthu – Lovecraft. Llevaba mucho tiempo oyendo hablar de Cthulhu y sí, es verdad, da miedo.
  7. Alicia en el país de las maravillas – Lewis Carroll. Segunda o tercera vez que lo leo. Buen escritor, mejor matemático. Me ha dado incluso ideas para mi tesis.
  8. Medio Planeta – E.O. Wilson. Un científico clásico (pero aún vivo y coleando) de la Ecología. Es un gusto leer algo divulgativo tras leer muchos artículos y algún libro suyo acerca de hormigas o biogeografía de islas.
  9. La invención de la naturaleza – Andrea Wulf. El mejor libro de esta lista y, posiblemente, de los 10 mejores que he leído en mi vida.
  10. Lucha de clases – Noam Chomsky. Chomsky y sus cosicas de siempre.
  11. El muro invisible – Politikon. Toda persona menor de 35 años debería leerse este libro y enmarcar las gráficas en el salón, o en ese punto fijo al que miras en el baño en tu piso alquilado de 40m2, para que no se te olvide que se han cargado el Pacto Intergeneracional.
  12. La superioridad moral de la izquierda – Ignacio Sánchez-Cuenca. No, no va de la superioridad moral de la izquierda como algo negativo. Más bien lo contrario.
  13. Elogio de la rebeldía – Lamberto Maffei. No pensé que me gustaría un texto que “elogia” la rebeldía mezclado con algo de batallitas viejunas y tintes de desprecio a la juventud, pero me equivocaba.
  14. Del orinoco al amazonas – Alexander Von Humboldt. Humboldt de su puño y letra. Mucho mejor que las recopilaciones sintéticas que han hecho otros autores. Interesante verle por América a finales del siglo XVIII y principios del XIX criticando las colonias españolas. Incluso se encuentra con un murciano y, al empezar su viaje, estuvo a punto de zarpar desde Cartagena, aunque finalmente zarpó de A Coruña rumbo a Canarias.
  15. Patria – Fernando Aramburu. El librazo que se ha leído todo el mundo en 2017-2018. La moraleja la pillas en las 50 primeras páginas; el resto va de amoríos y de lo malo que es remover la mierda toda una vida y que matar está mal.
  16. El nombre de la rosa – Umberto Eco. Topicazo, pero sí: mil veces mejor que la película. Aunque me falta Salvatore gritándome su “Penitenciagite” cada vez que me dejaba el libro para más tarde.
  17. El arte de la tesis doctoral – Ramón Vivas. Muy interesante punto de vista, tal vez muy aplicado a las ciencias biosanitarias. Aún así, los consejos de los primeros capítulos deberían leérselos todos aquellos interesados en hacer un doctorado (en España y, posisblemente, fuera de ella).
  18. Manifiesto por la supervivencia – Goldsmith. Un clásico del ecologismo de los 70 editado por el Club de Roma.
  19. Mi visión del mundo – Einstein. Compendio de textos, reflexiones, cartas, etc. de Einstein “sin filtros”. Política y ciencia se entremezclan en un contexto de guerra mundial.
  20. Microcosmos – Lynn Margulis y Dorion Sagan. El mejor libro de divulgación científica del mundo microscópico, y su importancia en el planeta, que existe.
  21. Siete breves lecciones de física – Rovelli. Pues eso.
  22. Bajo la piel del océano – Carlos Pedrós-Alió. El autor narra el fundamento científico que se oculta en sus peripecias científicas a lo largo de varios de los océanos del mundo usando hilos conductores tan interesante como el papel de las ballenas (vivas y muertas).
  23. Nada – Carmen Laforet. Tensión y angustia en las calles de Barcelona hace varias décadas.
  24. Los pacientes del Doctor García – Almudena Grandes. La memoria, siempre la memoria. Para que no olvidemos todo lo que sabemos ni todo lo que deberíamos saber pero que a veces se difumina. El colaboracionismo franquista con Hitler y altos cargos, militares, etc. del III Reich.
  25. Antropoceno – Manuel Arias Maldonado. Interesante punto de vista optimista acerca del papel que pueden jugar aún los sistemas económicos “socioliberales” en nuestra adaptación al “Antropoceno” (que como decía en el libro de Valentí Rull, aún no está definido el término).
  26. Aún no es tarde – Andreu Escrivá. El libro de Andreu es un ejemplo perfecto de un trabajo de Ciencias Ambientales. Enhebra áreas de conocimiento, a priori, lejanas entre sí. Salta de la psicología a la ecología o la biodiversidad para explicarnos de manera clara (y muy rigurosa) qué es el cambio climático y cómo podemos actuar. Un libro que es útil también para las personas versadas en está temática, ya que aporta de manera sintética los preceptos a seguir para conseguir comunicar bien algo tan mediático, para bien o para mal, como el cambio climático. Conclusión: No cometamos los mismos errores que las generaciones anteriores con el cambio climático, entre ellos comunicarlo mal.
  27. Los tónicos de la voluntad – Santiago Ramón y Cajal. Podría ser perfectamente un tratado de filosofía de la ciencia. Sorprende lo bien escrito que está, aunque algo denso. Cada frase dice lo que quiere decir debido a un perfecto uso del vocabulario. Se desprende que tenía una personalidad vibrante, tenaz y muy crítica.
  28. Una ciudad flotante – Julio Verne. Aventurillas marinas, y misterios de una pareja, a bordo de un buque cruzando el Atlántico desde Inglaterra a Estados Unidos. Los primeros capítulos se pueden tomar como una introducción a la navegación marina y la marinería.
  29. Cambio climático: El gigante que amenaza la tierra – Cayetano Gutiérrez Pérez. Pese a que es un libro concebido para los más jóvenes, me ha encantado la gran cantidad de temas que toca Cayetano con gran rigor. Es importante que las nuevas generaciones comprendan que el cambio climático no es algo lejos en el espacio y en el tiempo, sino que está sucediendo aquí y ahora. O sino, que piensen en, por ejemplo, cómo va a afectar el cambio climático a la agricultura del Sureste Peninsular: Un aumento en la frecuencia e intensidad de los fenómenos extremos como sequías o precipitaciones.